Leer y escribir significados de vida. Estrategias de aprendizaje para el Nivel Medio Superior

mafalda-y-educacion-large[1]

Ponencia presentada en el IV Congreso Internacional de Innovación Educativa. Tampico, Tamaulipas. México. Octubre. 2009.

Leer y escribir significados de vida

Tema: Innovación en el proceso educativo
Subtema: Aplicación de estrategias innovadoras en los espacios de aprendizaje

Resumen
Leer y escribir, habilidades necesarias para la comunicación en todos los tiempos y que para no ser analfabeta el ser humano debe dominar pero, ¿Qué es leer? ¿Qué es escribir? Es un proceso simbiótico, para escribir hay que saber leer –entendiéndose como el aprendizaje de cómo las letras pueden servir para conocernos y conocer el mundo que nos rodea de una forma profunda, imaginativa y práctica-, quién no aprende a leer, difícilmente podrá expresarse por medio de la escritura.

La Reforma Integral de la Educación Media Superior (RIMES), contiene entre las competencias genéricas del perfil del egresado, la expresión y comunicación en todas sus formas y, la sensibilización al arte, desde su valoración hasta su experimentación. Diseñar estrategias de aprendizaje que desarrollen estos aspectos en los alumnos es un reto del docente, ya que no sólo debe procurar cumplir con el programa, sino también construir significados en el joven.

Presentar resultados de la utilización de estrategias de promoción de lectura –y ejemplos de las mismas-, que involucran la construcción mental de redes de conocimiento, apreciación y expresión de la lectura y del arte, independientemente de cumplir con los programas de nivel medio es el tema de esta ponencia.

Palabras clave:            Leer, escribir, RIEMS, estrategias, Aprendizaje

Metodología

El trabajo comienza desde la primera sesión, el mediador debe observar los comportamientos del grupo y sus motivaciones, se aplica un instrumento diagnóstico para definir las diferentes formas de aprendizaje que existen en el común de los participantes; al mismo tiempo hay que identificar sus habilidades en la práctica, aquí se realiza una técnica de presentación-bienvenida a la asignatura. Una vez que se tiene claro cómo trabaja mejor el grupo, se diseñan las estrategias de aprendizaje que conformaran cada sesión.

En el caso de estos trabajos, se involucró a individuos cuyas edades oscilan entre los 15 y los 20 años de edad, por lo que las estrategias debieron ser multimedios para lograr captar el mayor tiempo posible su atención.  Se involucraron aparte de la literatura adecuada – la Secretaría de Educación Pública (SEP), da a conocer cada año una lista de títulos sugeridos para los niveles de pre-primaria, primaria, secundaria y nivel medio superior-, películas, música clásica y de moda, trabajo manual de tipo creativo (Utilizando pinturas, colores, tijeras…) y técnicas de escritura a partir de los trabajos generados.

Durante el desarrollo de la sesión, el docente debe observar el comportamiento del grupo, qué técnicas les agradan más y en cuáles se desenvuelven mejor. Es importante que se ponga atención en los resultados de la sesión, tomando notas en un diario de campo por ejemplo; esto sirve de retroalimentación en la revisión, rediseño o diseño de nuevas técnicas.

Resultados

“Más que leer la palabra escrita, es necesario leer el mundo;
pensar e interpretarlo de muchas maneras”

                                   S. Papert

Diseñar una estrategia de aprendizaje que involucre la lectura, la escritura, el arte y, que además genere la apreciación de todas como una sola forma de las muchas que así misma incluye el arte, es casi como realizar un traje a la medida del grupo de trabajo. Sin embargo, se puede construir una estructura básica para poder organizar la sesión de trabajo y poder medir el tiempo que se requiere para llevarla a cabo. La estructura base, esta diseñada de acuerdo a los objetivos o competencias que cada programa académico de asignatura y al nivel socio-cultural de la comunidad con la que se trabaja, de ahí la importancia de las sesiones de presentación del curso, método de trabajo, profesor y alumnos.

Una estructura base que funciona bastante bien con casi todos los grupos es aquella que contiene un tema específico alrededor del cual se desarrolle la sesión y las actividades, una lectura gratuita por parte del mediador -en ninguna otra actividad como está, el docente se vuelve más un mediador que un educador-, una técnica de acercamiento a la lectura, al menos dos técnicas de acercamiento a la escritura (P.E. Escritura automática, binomio fantástico), una técnica de desarrollo artístico (P.E. mímica, dibujo, elaboración de bichonarios) y una actividad de cierre que genere indagación independiente por parte de los participantes.

Entre los resultados obtenidos, de un grupo de cincuenta integrantes al finalizar el curso sólo un 20% como máximo desarrolla todas las competencias en su totalidad, además de transformarse en lectores ávidos y constantes. El resto de los participantes, si bien no logran el óptimo logro de todas las habilidades deseadas, se ven inmersos en un proceso personal donde logran conocer lo que les agrada y descubrir deseos de creatividad y producción propia. La sorpresa general de que pueden escribir casi cualquier tipo de texto es un gran logro personal; en un principio cuando en las sesiones se comenta el hecho de escribir –poesía, es como decirles que van a reprobar-, hay una negación en automático, con el paso del tiempo y las técnicas de escritura aplicadas, van descubriendo que escribir, no es más complejo que un problema matemático.

De estas sesiones –que pueden ser semanales, involucrando varios temas del programa al mismo tiempo-, se desprenden por lo regular, sesiones co-curriculares tipo libro club o el deseo de profundizar en otras lecturas y tipos de actividades. Se han logrado hacer sesiones en auditorios leyendo en voz alta párrafos de libros acerca de un tema –el Día Internacional de la Mujer P.E.-, que cuenten una historia o motiven a otros a leer el libro completo, no olvidando el resurgimiento o descubrimiento de valores personales.

El impacto en la escritura no es tan visible como sucede con la lectura. La escritura como actividad requiere del desarrollo de muchas habilidades, la generación de vocabularios y el escrutinio personal; por eso es de mayor dificultad para los participantes. En un principio los grupos desarrollan las actividades de escritura más por cumplir con la actividad que por el gusto de hacerlo; es sorprendente para los jóvenes el escuchar sus propias creaciones o las de el resto del grupo, descubrir que son capaces de transmitir emociones (miedos, fobias, amores, pasiones, entre otras), suele ser a su vez un descubrimiento personal.

La trascendencia del trabajo de escritura no es inmediata, pero ahora con el auge de los blogs, se ve en la “necesidad” personal de crear uno y publicar su incipiente obra. Lo que los impulsa a seguir trabajando al mismo tiempo con la indagación en la música y la imagen. Aquí toco el tema del arte, a través de las actividades que desarrollan, se motiva a la apreciación artística en todas sus formas. El producto de las sesiones por lo regular es un texto acompañado de música y desarrollando una parte artística ya sea en un dibujo, en un collage o en una representación.

Se motiva a leer en voz alta, a escuchar a las personas y a escucharse ellos mismos. La lectura en voz alta, así como la narración son dos herramientas muy valiosas para motivar a leer, el narrar desinhibe y permite la apertura y la aceptación de uno mismo y de los otros que nos rodean. Los ayuda a conocerse. Los jóvenes son personas que poseen muchas sensaciones, experiencias y creatividad que quieren brotar pero no encuentran la manera de hacerlo y además no saben que la lectura y la escritura les permiten ese inmenso placer de plasmarlo y sentirlo.

Conclusiones

La lectura es un ejercicio que se aprende de niño y se supone se disfruta desde ese momento y a lo largo de toda nuestra vida, pero leer en la mayoría de los casos se vuelve una tortura medieval y algo que se hace por obligación y para aprobar una asignatura. ¡Hay que leer! Es la consigna, no por saber hacerlo, sino por dejar de ser analfabetas y una estadística de los gobiernos, pero nunca se enseña a leer. Leer permite aprender, sentir, conocer y viajar entre otras cosas. Hay que motivar y enseñar a leer por placer y no por obligación. Hay que leer porque una lectura bien llevada salva de cualquier cosa, inclusive de nosotros mismos. No hay que hacer de la lectura una resistencia ni un hábito, porque no se lee por costumbre ni se lee no queriendo, se lee con gusto y por que se quiere.

La mayoría de los estudiosos del fenómeno de la lectura se enfocan en los bebés y los niños, quizá piensen que los jóvenes o son un caso perdido o que en ellos es más difícil motivar la lectura. ¡No!, los jóvenes son los más necesitados de aprender realmente a leer. Qué fácil es trabajar con un niño que todo absorbe y que todo ve novedoso y que si se es constante se logra que se acerque a lo que se le enseña. Un joven que quizá nunca tuvo un acercamiento de niño con el libro, que quizá su madre lo dejaba en compañía de la televisión mientras ella hacía sus quehaceres o que quizá era el hijo “n” de la familia y al que menos tiempo le dedicaban o quizá su madre o su padre no saben leer o no les interesa; también es un buen prospecto para enseñarle a leer, con un poco más de trabajo y de indagar en sus gustos, en sus problemas o intereses se puede hacer algo rescatable con ese rechazo automático a la lectura.

Las estrategias de aprendizaje de promoción de lectura o multimedios, son una forma atractiva de llamar la atención de un joven, ya que aquí no solo se lee sino que permite hacer actividades derivadas de la lectura como la escritura, la pintura  y la música; en estos espacios se invita a desarrollar su creatividad y a imaginar. En este tipo de actividades se enseña a asociar su mundo, sus ideas, sus temores con la literatura, mostrándoles la amplia gama de conocimientos y ayuda que en los libros pueden encontrar.

Bibliografía 

  • Alvarado, M. (1999). El nuevo escriturón. México. SEP
  • Arenzana, A., et. al. (2000). Espacios de lectura. México. CONACULTA-FONCA.
  • Argudín, Y., et. al. (2001). Aprender a pensar leyendo bien. México. UIB
  • Ferreiro, E. (2000). Cultura escrita y educación. México. Fondo de Cultura Económica.
  • Gardner, H. (2004). Inteligencias múltiples. España. Paidós.
  • Garzón, F.  (2000). Cómo leer mejor en voz alta. México. SEP
  • Petit, M. (1999). Nuevos acercamientos a los jóvenes y la lectura. México. Fondo de Cultura Económica.
  • Petit, M. (2001). Lecturas: del espacio íntimo al espacio público. México. Fondo de Cultura Económica.
  • Sarto, M. (2001). Animación a la lectura con nuevas estrategias. España. Ediciones SM
  • SEMS, et. al. (2008). Reforma Integral de la Educación Media Superior. México. SEP.
About these ads

11 Respuestas a “Leer y escribir significados de vida. Estrategias de aprendizaje para el Nivel Medio Superior

  1. Pienso que siempre debemos leer con espíritu crítico, aunque esto no nos salva de nosotros mismos nos ayuda a desarrollar la intuición para seguir nuestro camino, si no hubiera el acceso a tanta información no tendríamos espíritu crítico, es un tema del que no existe información y es muy difícil hablar de él, buscar porqués, pero muy pocos quieren escuchar cuando uno encuentra algo, me gustaría compartir con Usted todo lo que he encontrado, ¿habrá posibilidades de comunicación?.

  2. Gracias Oscar,

    Saludos

  3. oscar vasquez

    me parece muy bueno tu blog en donde insentivas a lectura con propositocomo estrategia de aprendizaje ya que esto es muy importante para todo ambito profesional

  4. Ah que suerte nahil… esa sera mi segunda carrera,… espero

  5. hola leer es nutrirse,aprender cada dia y ahora lo aplico mas porque estudio literatura.saludos

  6. Hola Laura,

    En efecto, Amelia, fue un ejemplo de educación permanente y de lo que Savater llama adaptación a la vida, para ser cultos. Lástima que no muchos de nuestros abuelitos se interesen en esto…

    Pero sería buena idea para uno de mis próximos cursos.

    Saludos

  7. Estoy de acuerdo en enseñarles a los adolescentes a disfrutar la lectura, yo vi a mi padre siempre con un libro leyendo en voz alta, conmigo y para mí. Con mi hijo hago lo mismo así que me parece que es un buen ejemplo.

    Les platico que he visto que CEPAL hicieron un concurso de innovación y en 5to. lugar esta un proyecto que lo presentó una sociedad civil en Argentina: “Abuelitas cuentacuentos”. Y además hablando de enseñar a disfrutar podemos tener también el ejemplo de la Sra. Amelia que en paz descanse, pero que nos esta dando una muestra de que internet es a abuelitos como los libros a los jóvenes.

    http://amis95.blogspot.com/

    Saludos.

  8. Pita…

    La lectura nos salva hasta de nosotros mismos.

    Un detalle, a leer se aprende a cualquier edad, no sólo de niños, que sería lo ideal.

    Por eso a mí me gusta trabajar con jóvenes y tercera edad, porque aún hay esperanza de una vida mejor para ellos

  9. PITA RIOS DE LANDA

    Creo que hay un gran abismo entre una persona que lee y una que no lo hace,nos empapamos de información y adquirimos conocimiento,a la lectura hay que amarla, hay que aprenderla desde pequeños, el leer por amor nos hace encontrar en un punto o coma un mundo de diferencia, nos hace conocer lugares y hechos insospechados, nos hace crecer como ser humano.

  10. Así es Jannet,

    Pero sobre todo, mientras más conocemos, mejor podemos APLICAR, PRODUCIR y así tendremos si no un buen futuro, al menos herramientas para afrontarlo

  11. Es verdad la estrategia de eplementar la lectura como tal, es buen emprendimiendo a la ciencia del conocimiento.
    Mientras mas leemos mas conocemos y mientras mas conocemos mas éxito tenemos en el futuro