Una vida en imágenes

la_misteriosa_llama_dela_reina_loana.jpg

 

 NOTI – UPIICSA. Gaceta de la UPIICSA. UPIICSA – Instituto Politécnico Nacional. Sep – Oct. Año 7. No. 39. 2006. México, D. F.

No puedo imaginar lo que pasaría si un día no pudiera recordar, es decir, tener amnesia; pero sería aún más complicado si la amnesia fuera emocional; que pueda reconocer objetos pero no a las personas que me rodean y menos las emociones que me unen a ellos.

 Un planteamiento de éste tipo es el que Umberto Eco[1] presenta en su libro “La misteriosa llama de la Reina Loana”[2]; en donde Yambo el personaje principal un día despierta en un hospital y puede recordar todo lo que tiene que ver con conocimientos, pero nada relacionado a las sensaciones, afectos y emociones. 

Yambo sabe lo que es un niño, pero cuando sus nietos lo visitan es incapaz de recordar los sentimientos que tenía por ellos. En ese difícil momento decide ir a Solara, la casa donde vivió su infancia y parte de su juventud, y donde están los recuerdos más significativos de su vida. Al realizar un recorrido por los objetos, discos y lecturas que marcaron esa época de su vida, va reencontrándose con él y por consecuencia recobrando su memoria afectiva, hasta llevar al lector a un inesperado final. 

Aunque no es el objetivo de este artículo promocionar la novela, me pareció relevante comentar el libro como introducción para el tema que quiero abordar: la semiótica o lo que es lo mismo el estudio de los signos en el seno de la vida social[3]. Me inquieta desde hace algún tiempo, el hecho de que los seres humanos cada vez nos volvemos menos capaces de realizar una autobiografía a través de los recuerdos de nuestra vida y que además no hay detonantes que nos hagan recordar. 

En el libro “Las batallas en el desierto”[4], Carlitos recuerda una historia de su niñez a través de la música, programas de televisión, casas, entre otras cosas que marcaron su existencia en un tiempo y momento determinado. Eso mismo es lo que Eco en la Reina Loana nos quiere hacer reflexionar, guardar los signos e imágenes de nuestra vida, de forma que pudiéramos recordar vivamente pasajes o momentos como si hubieran acontecido hace poco.  

Antiguamente las personas que conformaban una tribu pasaban sus experiencias de vida de forma verbal, a través de contar historias a sus descendientes; éstas partían de hechos verídicos en la vida de quien contaba la historia y a su vez transmitía sus experiencias. Actualmente las historias pasan por los medios de comunicación en donde la mayoría de las veces pasan manipuladas, arregladas o procesadas, entonces me pregunto: ¿Qué experiencias les transmitimos a nuestros descendientes? ¿Qué experiencias han marcado mi vida como para transmitirlo? 

Las preguntas anteriores me llevan a definir la semiótica como una técnica de investigación que explica cómo funcionan la comunicación y la significación de los fenómenos[5]. ¡La significación! ¿Qué significa para un individuo un anuncio de hamburguesas? Quizá para una persona le recuerde una novia, un momento feliz en un lugar, en un momento determinado. Ese es un ejemplo sencillo, pero tendremos conciencia de lo que significa terminar una carrera profesional y cómo guardaremos o atesoraremos ese momento. 

Los invito una vez más – como acostumbro -,  a realizar un análisis significativo de los hechos que han marcado su vida y poder así traspasar a otras generaciones experiencias y momentos significantes. Debemos primero, recordar y percibir dichos momentos; darles un significado, es decir, tener conciencia de las emociones que generan y el significado de dichas emociones. No dejemos que la vida  y las personas a nuestros alrededor pasen sin ser percibidas y sentidas, no dejemos que lo que aprendemos lo podamos enseñar para así también satisfacer el instinto de trascendencia que por naturaleza tenemos y que debe ser una constante en la profesión de catedrático.


[1] Crítico literario, semiólogo y novelista italiano. Lic. en Filosofía, es profesor de Filosofía, estética y semiótica. Autor de la novela “El nombre de la rosa” entre otras.[2] Eco, U. La misteriosa llama de la Reina Loana. Edit. Lumen. España. 2005

[3] Ferdinand de Saussure. http://es.wikipedia.org/wiki/Ferdinand_de_Saussure

[4] Pacheco, J.E. Las batallas en el desierto. Edit. Era. México

[5] Eco, U. Tratado de semiótica general. Edit. Lumen. España

Anuncios

Los comentarios están cerrados.