El camino a la interdisciplina


SIN TAMBORES NI TROMPETAS. Órgano informativo y de análisis de la UPIICSA. UPIICSA-IPN. Nov-Dic. Año 8. No. 46. 2007. México, D. F.


La interdisciplina y la UPIICSA

 

Cuando en 1971 fue aprobado el proyecto de construcción de la UPIICSA, se pensó en una escuela que formara profesionales productivos para la economía e industria del país, pero a su vez, que las carreras ofertadas tuvieran un enfoque interdisciplinario. Por lo que se piensa en tres áreas de aplicación del conocimiento para convivir y formar egresados más completos.

 

Las ciencias físico matemáticas, las humanidades, las ciencias sociales y la ingeniería son elegidas para formar parte de la curricula de las carreras; la relación multi disciplinar a la fecha ha dado excelentes resultados. Sin embargo, aún queda mucho por hacer para alcanzar una interdisciplina que provea al país de profesionistas aún más valiosos.

 

El artículo de este bimestre, hace honor a la UPIICSA por sus treinta y cinco años de servicio al país y, a su vez trata de esbozar un camino para lograr la interdisciplina, objetivo principal de esta Unidad Profesional.

 

De las disciplinas a la interdisciplina

 

La curiosidad del hombre por saber el origen de los fenómenos que lo rodean, hace que contemple y posteriormente estudié todos los elementos que los propician, comienza a atribuir causas que propician efectos. Sin embargo, el paso del tiempo y el método científico, generan la formación de las disciplinas, que principalmente fungen como organizadoras del conocimiento científico y además originan la fragmentación del trabajo, haciéndolo especializado, pero dejando a un lado el estudio del hombre rezagado por más de un siglo, ya que se formaron disciplinas  únicamente de las ciencias exactas. Afortunadamente, en el siglo XIX Freud retoma los estudios sobre el comportamiento de los hombres, iniciando así un lento desarrollo de las ciencias sociales y las humanidades que aún no culmina.

 

La segunda revolución científica del siglo XX provoca que algunas disciplinas se reagrupen y empiecen a dejar atrás la idea reduccionista de agrupación especializada del conocimiento; un ejemplo es la medicina, que sólo estudiaba al hombre desde el punto de vista biológico y no como un todo, en donde sus emociones son también parte de él y de sus padecimientos.

 

En las últimas décadas del siglo pasado, la asociación de disciplinas ayuda a solucionar problemas de fondo en varios campos del quehacer científico, incluyendo lo social y lo humano; propiciando así la multi o pluri-disciplina. Cuyo problema central es evitar a toda costa el regreso al aislamiento que por origen tienden las disciplinas. En otras palabras, evitar de nuevo la fragmentación de conocimientos.

 

“Cuando no se encuentra la solución dentro de una disciplina, la solución viene de afuera de la disciplina”[1]. Es decir, buscar caminos alternos de solución a los problemas, fuera del ámbito de especialización del profesional. Para lo cual el profesional debe recurrir a otros profesionales de otras disciplinas o en su defecto, comenzar el auto estudio de otras disciplinas. Entonces, si dicho profesional encuentra la solución fuera de su ámbito disciplinar, se dice que es una solución multi-disciplinar; pero si los conocimientos de las otras disciplinas se intercambian, cooperan e incluso compiten con la disciplina de origen del profesional, se empieza a gestar la interdisciplina.

 

Ahora veamos, si bien en la UPIICSA conviven varias disciplinas, no existe al cien porciento la interdisciplina. Nos quedamos en una multi-disciplina, en donde diversas disciplinas son convocadas como técnicas especializadas en apoyo a un proyecto u objeto común. Lo anterior se debe, como ya hemos visto, al aislamiento al que tienden las disciplinas. No existe un intercambio, una cooperación de conocimientos entre sí; se imparten puras y se aprenden puras. Por lo que el problema principal consiste en  encontrar la inter-articulación entre disciplinas que tienen, al menos un lenguaje propio y conceptos que no pueden pasar de un lenguaje a otro fácilmente. Para lo cual es necesario, entre otras cosas, cambiar los esquemas cognitivos[2], y así poder atravesar las barreras de las disciplinas.

 

Desafíos de la interdisciplina

 

Concretando ideas, la interdisciplina per se, debe tender a la organización constante de múltiples y variados saberes en el pensamiento de los hombres. Existen tres retos de consideración en su búsqueda:

 

1. La incapacidad de articular y compartir los saberes entre sí

 

La separación y abstracción de ideas es una práctica común desde que el alumno empieza su educación formal. Se le enseña a aislar los objetos y problemas, así como a las propias disciplinas.

 

2. Desarrollar la aptitud para contextualizar e integrar

 

En las escuelas se enseña a desunir los problemas. La reducción de lo complejo a lo simple, hace que la mente pierda su aptitud natural de contextualizar los saberes para integrarlos.

 

3. Convertir la información en conocimiento

 

La expansión descontrolada del saber. Los medios de comunicación, la escuela, la familia, el entorno en general producen diariamente una gran cantidad de información para el ser humano. No toda es útil. ¿Por qué?

 

Porque el conocimiento es sólo conocimiento cuando existe organización, relación y contextualización de la información. Es decir, la información es únicamente eso, mientras se encuentre dispersa en la mente de una persona.

 

Caminando a la interdisciplina

 

Lograr que los saberes sean interdisciplinarios no depende de ellos, sino de las personas que poseen dicho saber. Para que la UPIICSA pueda alcanzar la interdisciplina se requiere tiempo y mayor flexibilidad de las partes involucradas.

 

Primero, en los planes y programas de estudio; ahí se plasma la información que el alumno debe poseer para tener las competencias necesarias para resolver problemas. Lo cual es correcto, ya que la relación entre saberes la debe propiciar el docente en conjunto con los alumnos.

 

Segundo, el docente por su parte, transmite la información (Aprendizaje explícito) que confiere a la disciplina en estudio; pero entonces debe tratar de ligar su información con las otras áreas de conocimiento de la carrera por medio del aprendizaje implícito. Que es lo que nunca va a aparecer en un programa de estudios. Es el elemento extra que el profesor debe proporcionar a un alumno.

 

Pongamos el siguiente ejemplo. En la carrera de Ciencias de la Informática, se enseña Contabilidad[3]. Dicha asignatura se enseña pura, es decir, como si el alumno estuviera estudiando para contador. Si bien es cierto que el alumno necesita la base de la Contabilidad para poder aplicar, no se le pide dicho trabajo.  Es importante buscar la aplicación de la asignatura en su carrera como sello del curso, ya que sólo así podrá no sólo razonar la Contabilidad, sino reflexionar su utilidad, por medio de la práctica y realmente aprenderla sin olvidarla.

 

Lo que nos lleva a un tercer punto en el que el alumno por sus medios, busqué aplicar constantemente la información que recibe de su área de especialidad, y empiece a dar solución a problemas de otras disciplinas, usando su carrera como herramienta de solución.

 

Lo anterior implica, por parte del docente, ampliar su área de conocimiento a las otras disciplinas de la UPIICSA y con esa información, empezar a modelar aplicaciones teóricas y prácticas para su área de especialización. Es decir, generar conocimiento a partir de la información que posee. Y por parte del alumno, cambiar su esquema de aprendizaje, en el sentido de que no debe aislar la información que recibe, por el contrario, si el profesor no propicia la aplicación, el deberá encontrarla y realizarla por medio de los trabajos escolares.

 

En conclusión, hay que hacer menos grande la desunión entre las ciencias sociales, humanidades y la cultura científica. Las primeras generan la reflexión, la segunda el razonamiento. Hay que inducir la convivencia de la cultura, la sociedad y la ciencia para generar nuevas formas de pensamiento y de organización de conocimientos.


[1] Jacques Labeyrie

[2] Cognición: Organización del conocimiento

[3] Debo aclarar que la asignatura y la carrera son sólo un ejemplo, en ningún momento señalo en lo particular

Anuncios

2 Respuestas a “El camino a la interdisciplina

  1. Queridos lectores,

    Tengo ya una serie de ideas de estrategias de aprendizaje, sólo esperen a que cambie de sitio.

    gracias

  2. En el campo educativo aplicar el concepto de interdisciplina es sumamente complejo pero creo que es la base de un conocimiento productivo y razonado benefico para vivir en sociedad y hacer frente asì a los retos que nos depara la tecnologìa y la sociedad, me gustarìa que dieran algunos ejemplos de estrategias que podamos poner en prectica dentro del aula los profesores tomando en cuenta la intrdisciplina y abordando temas escolares